Fashion, Beauty, and Lifestyle Blogger

Esta vista está en construcción.

Search

General Equiries

If you wish to contact me for press, advertising or a collaboration please email me at:

Post

I can receive your snail mail at Vía 6, 3-59 zona 4. Edificio Rue 3.
01004
Guatemala City, Central America.

Do you have an idea you want to share?

Tell me all about it! You can always write me an email, but if you are the let's-fill-this-form type of person, here you go:




Menos es más

 

Hola,

Me emocionó mucho saber que te gustó lo que escribí en mi post anterior, muchas gracias por tu mensaje y lindas palabras. Aquí en confianza, no sabía si debía ser tan sincera y honesta a la hora de escribir. Fue un riesgo que tomé y me alegra mucho saber que te gustó.

Te recuerdas de la pregunta que hice sobre ¿qué pasaría si un día decidimos vivir con menos cosas? pues hoy quiero explicar un poco a qué me refiero cuando te pregunté esto.

En el proceso de volver a retomar las riendas de mi vida estuve leyendo e investigando sobre nuestro comportamiento como seres humanos ante una situación que nos hace sentir incómodos o infelices. Resulta que existen varios estudios y artículos como éste que explican por qué el ser humano tiende a inclinarse por el consumismo.

Te dejo el artículo para que lo leas pero de igual forma quiero ser sincera y aceptar que la sensación de felicidad que sentía cuando compraba una nueva prenda de ropa, un par de zapatos fue algo que definitivamente soy culpable.

Ahora me doy cuenta que esa “sensación de felicidad” es solamente algo momentáneo. ¿Es a caso tener el último modelo de celular sinónimo de felicidad? ¡Definitivamente NO! Seguir con las tendencias que las grandes industrias nos presentan a diario nos hace esclavos del consumismo y de ellos.

Hay tantas maneras para ser felices, en mi caso el hacer ejercicio luego de un día tan atareado lo es. El sacar a caminar a mi perrita lo es. El compartir tiempo con mis amigos lo es. El ver una película con mi novio lo es. El tomar una taza de té con mi mamá y debatir sobre un artículo del periódico lo es.

Cosas tan sencillas como las que te mencioné son las que agregan valor a mi vida y son las que realmente me hacen sentir plena y feliz.

Busca la felicidad en cosas sencillas y pequeñas. Ya basta de comprar un par de zapatos rebajados que van a quedar refundidos en tu closet al final del mes. Seamos honestos con nosotros y la próxima vez que vayamos al centro comercial o visitemos esa página de internet que tanto nos gusta ver pensemos si realmente necesitamos comprar esa blusa ¿acaso no puedo usar la que ya tengo? ¿ese gasto que estoy a punto de hacer es necesario? Tomate el tiempo y pensala dos o tres veces antes de dar ese click, antes de volverte un esclavo de las tendencias.

Quiero que hagas una lista y escribas tres a seis actividades de tu día que te hacen sentir verdaderamente feliz y las hagas una prioridad en tu vida porque ser feliz es algo que te mereces.

Gracias por leer,

Vania.

Deja tu comentario