Recuerdo que cuando vivía en Taiwan rotaba mi ropa dependiendo de la temporada en la que estábamos, el resto que no necesitaba la guardaba en mis maletas. En aquel entonces lo veía como un experimento, ahora es una manera divertida de mantener mi clóset práctico y ordenado en cualquier temporada.

He descubierto que es un procedimiento con el cual he logrado definir mejor mi estilo, he dejado de comprar de manera impulsiva e innecesaria, y me ha enseñado a ver aspectos como calidad y no cantidad; en general creo que existe más armonía dentro de mi clóset. Puedo decir que mi forma de manejarlo no es estático ya que dependiendo de mi estilo de vida lo voy modificando hasta lograr sentirme cómoda con lo que tengo.

¿Qué es un capsule wardrobe?

Un capsule wardrobe es un tipo de armario básico el cual contiene un número de prendas clásicas las cuáles “siempre están de moda”. Es una pequeña colección o cápsula (como su nombre lo indica) con prendas de ropa, zapatos y accesorios que nos encantan y no nos aburren.

Esta cápsula se va modificando cada cierto tiempo o dependiendo de la temporada. Es interesante resaltar que en Guatemala, por nuestra posición tan cercana a la línea del ecuador, tenemos solamente dos estaciones: verano e invierno. Durante los meses de mayo a octubre es la estación lluviosa o invierno mientras que de noviembre a abril tenemos la estación seca o verano.

Esto nos da una ventaja muy grande a la hora de armar nuestro clóset porque podemos utilizar las mismas prendas por aproximadamente seis meses ya que el clima es muy regular. El resto de prendas que no utilizamos las podemos guardar y así nuestro clóset se queda solamente con las prendas que realmente vamos a utilizar.

¡Importante! Que el mes de diciembre entre en la temporada de verano, aunque se sienta como invierno, no quiere decir que no podemos modificar nuestra cápsula; haz las modificaciones que creas necesarias. Abajo te explico cómo armo mis cápsulas para que lo tomes como referencia para armar las tuyas.

La cantidad de prendas que te quedan es algo muy personal, lo más importante es que te quedes únicamente con las prendas que en realidad vas a utilizar. En lo personal siempre me quedo con 35-40 prendas.

Las siguientes prendas no las tomo en cuenta para armar mi capsule wardrobe: ropa interior y calcetas, carteras, accesorios (bufandas), joyería, ropa deportiva, ropa para dormir y prendas prácticas como aquellas que utilizarías para hacer jardinería o lavar tu carro por ejemplo.

Todo lo demás lo tomo en cuenta: blusas, jeans, playeras, blazers, chumpas, vestidos, faldas, etc.

Mi versión de un capusule wardrobe sostenible y práctico

80% – Básicos para todo el año: Gran parte de mi clóset generalmente se mantiene igual todo el año. Es simple, práctico y fácil de crear un outfit cómodo de día o de noche.

20% – Según la temporada: Es una pequeña parte de mi clóset que me gusta ir rotando dependiendo de la temporada en la que estemos.

Mini cápsulas: Estas incluyen: ropa para estar en casa y ocasiones especiales.

¿Por qué tener un capsule wardrobe?

Todo empezó estando en Taiwan, teniendo un clóset pequeño me vi obligada a experimentar un poco hasta que me acostumbré y me gustó tener un clóset súper eficiente con las prendas que realmente utilizaba.

El año pasado me cansé de sentir que nunca tenía nada que ponerme. Lo cual era algo muy ilógico ya que mi clóset estaba lleno de ropa. Sentía el impulso de comprar ropa y cuando veía alguna oferta inmediatamente tenía que ver que había y salir con algo en la mano por lo que al final del día no existía armonía en mi clóset.

Un día decidí ver los documentales The True Cost y River Blue inmediatamente algo dentro de mí cambió. Me sentía culpable de tener tantas prendas de ropa y recuerdo que entré en shock al darme cuenta cómo la industria de la moda afecta de una manera inimaginable a nuestro planeta así como el trato tan injusto que tiene sobre las personas que trabajan en ella, especialmente en las maquilas.

Una mezcla de sentimientos, el deseo de hacer la diferencia y el resto de capsule wardrobe bloggers me inspiraron a saltar en este experimento que ahora llamo una realidad y lo disfruto genuinamente.

Me considero alguien curiosa y con criterio propio. No soy una activista o una experta, pero estoy dispuesta a aprender y adquirir más conocimiento para poder disfrutar de la moda de una forma más consciente y así evitar seguir destruyendo nuestro planeta.

Nuestro nivel tan alto de consumismo forma gran parte del problema, es por eso que sentí la necesidad de empezar a hablar sobre el tema. Con esto dicho, quiero vivir mi vida de una manera más intencional y de una manera más sostenible en general.