Ok, esto es lo que pasó en estos últimos seis meses:

Agosto: Un mes de mucho trabajo y emociones encontradas. Luego de haber trabajado junto con Jerry por un par de años decidimos que era hora de emprender en nuestro propio proyecto. Y como dirían muchos ya le llevábamos ganas hace un buen tiempo, pero aún no nos sentíamos listos para tomar esa gran responsabilidad. Lo pensamos por varios meses hasta que al fin nos tiramos al agua. En tan solo un mes logramos encontrar un local, remodelarlo e iniciar operaciones (!!!).

Septiembre: Un mes de prueba y error y de muuuuucho aprendizaje. Le entregamos todo nuestro esfuerzo y sudor al nuevo proyecto. Por un lado súper emocionados y por otro lado con el corazón en la garganta. Esto de emprender no es para todos dicen por ahí, hay que tener los pantalones bien puestos para tomar decisiones y apagar incendios todos los días. Algo que encuentro muy emocionante y siempre digo que es mi dosis de adrenalina diaria. 

Octubre: A un mes de casarnos, terminamos de pulir los últimos detalles de la boda: vestido, zapatos, invitaciones, músicos, fotógrafos, etc. (ufff solo de recordarme agradezco tanto que ya pasó jaja) mi familia nos organizó varias despedidas de solteros y fue muy lindo poder sentir el cariño de todos y la emoción que sentíamos todos a la vez para que se llegara el gran día.

Durante este mes organizamos un viaje corto con mi mamá, hermana y cuñado. Fue un viaje para relajarnos y para hacer full shopping como diría mi hermana y se sintió rico poder cambiar de aire y ambiente luego de un par de meses tan caóticos.

Noviembre: Ahhh!! El tan esperando mes de Noviembre…no podía creer que luego de un año de espera al fin se había llegado el mes en el que nos casábamos con Jerry. Los detalles de la boda se los puedo contar en otro post porque son muchos jaja y no quiero hacer de este post uno relacionado a la boda, ustedes me cuentan si les gustaría y yo con gusto les cuento. 🙂

Solo puedo decir que fue un día soñado y mi corazón estaba muy contento, podía sentir que no dejaba de sonreír…un día simplemente perfecto.

Diciembre: En el trabajo una locura total ya que fin de año siempre es caótico, especialmente siendo un negocio joven. No descansamos ni paramos, ahora que lo veo en retrospectiva me admiro de todo lo que logramos alcanzar en tan solo cuatro meses de operación en la empresa. Super proud of us! Además celebramos nuestra primera Navidad y Año Nuevo como familia.

En fin, ahora que arrancamos el año puedo decir que me siento feliz y agradecida por el cariño de mi familia, de los colaboradores de la empresa y de todas aquellas personas que han estado ahí para echarnos las porras en todo lo que hacemos. Empiezo el año motivada y con muchas ganas de alcanzar nuevas metas, cuéntenme ¿cómo empiezan su año? Los leo.